En las Nubes

Nacer, crecer y morir. Más allá de la vida

Carlos Ravelo Galindo

Nacer, crecer y morir. Más allá de la vida

Entretenimiento

Mayo 06, 2019 23:55 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Platicar con un embajador emérito como don Antonio Pérez Manzano, es un privilegio. Y repetir lo que nos platica, un honor.
Hace poco tiempo un colega del Servicio Exterior Mexicano (SEM) lanzó un reto: a ver si alguien se atreve a escribir algo sobre ’la parca’, que se ha llevado a varios compañeros.
Su servidor ha decidido recoger el guante y echarse a cuestas la difícil tarea de escribir acerca de mis amigos y compañeros de profesión que se nos han adelantado en el camino.
Al final de los ciclos anuales muchas personas disfrutan de las fiestas, pero otras (sobre todo los de la tercera edad) padecen depresión, los agolpan los recuerdos sobre los buenos tiempos, cuando todo era sonrisas y optimismo por la vida y la profesión que decidimos abrazar.
Planes, proyectos y realizaciones: una vida intensa en muchos sentidos.
Todo lo anterior se magnifica si además de dichos aspectos, a la persona la presionan algunas limitaciones de tipo material, más concretamente económicos y, no se diga si (como es natural por razones de la edad) enfrenta padecimientos físicos, limitantes para llevar una vida normal.
Entre los dichos populares hay uno que ilustra ese ambiente lúgubre para algunos y que para quienes vivimos en el Hemisferio Norte, comprende la estación invernal: ’enero y febrero, desviejadero.’
’La parca’ en México es sinónimo de la muerte.
Por otra parte, la mitología griega hace referencia a esa misma figura representada por tres deidades hermanas con figura de viejas, de las cuales Cloto hilaba, Láquesis devanaba y Átropos cortaba el hilo de la vida de los hombres.
El dicho "Enero y febrero, desviejadero", aunque parece un simple adagio del ingenio popular, uno de tantos refranes que ilustran la vida del mexicano o uno de esos versos inventado por un poeta de arrabal, lo cierto es que es ésta una sentencia que año con año, y para asombro de muchos, se cumple al pie de la letra.
Si no lo cree, basta que eche un vistazo a los registros de las principales agencias funerarias de la localidad, que todos los años y por estas fechas, eleven el número en sus servicios.
En términos generales, los mexicanos nos consideramos como ’amigos de la muerte’.
A nosotros ’la calavera nos pela los dientes’ y celebramos cada día 2 de noviembre el ’Día de los Muertos’, fiesta pagana y cristiana, heredada de nuestros ancestros fundadores de la nacionalidad mexicana.
Algunos estudiosos de la sociología y de otras ciencias, podrían catalogar al mexicano como un bravucón, alguien que desafía a la muerte, que le canta y le compone versos y hasta la invita a comer y beber.
Nacer, crecer y morir, son solo etapas del ser humano sobre la tierra, como dijera el escritor Mario Benedetti: ’La muerte es solo un síntoma de que hubo vida.’
Los funcionarios del Servicio Exterior Mexicano jubilados nos reunimos mensualmente a comer e intercambiar comentarios sobre la vida nacional e internacional; así como también compartimos algunas recetas o recomendaciones sobre los achaques de la edad.
Entre las actividades realizadas hemos querido tomar una fotografía al final de la comida, para poder revisar al mes siguiente quienes sobreviven.
No siempre lo hemos cumplido.
Entre los jubilados formamos una fila no muy larga (creo que no pasamos de 250), esa condición nos uniforma, por lo cual no tenemos un escalafón que determine quién se va primero.
Es decir, que la cercanía del final de la vida nos empareja o nos impone una especie de democracia.
Desde luego, no se puede ignorar que algunos colegas que nos han precedido en la partida, pudieron haber seguido acompañándonos un tiempo más si hubieran contado con mejores condiciones de vida y un seguro médico de gastos mayores con cobertura total.
Algunos han recurrido a la seguridad social que nos corresponde, otros se han querido acoger a los servicios médicos de las fuerzas armadas, no siempre con buenos resultados.
Las autoridades gubernamentales inhumación hasta en un 400 por ciento. El dato más revelador es que el 80 por ciento de los fallecidos son adultos mayores de entre 60 y 90 años de edad, lo que inicia que la frase "enero y febrero, desviejadero", puede no ser mera falacia
Gracia al diplomático de carrera. Y no al de a la carrera, como muchos hay. Decimos nosotros.
craveloygalindo@gmail.com

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.